diagnóstico

Ilustración-sin-título 8_edited.jpg
  • Diagnóstico

El trabajo es particular y singular para cada persona. En primera instancia se realiza un diagnóstico con pruebas neuropsicológicas que incluye la evaluación de los ritmos atencionales, así como una evaluación de la fisiología del estrés de ser necesario. Esto, en conjunto con una evaluación clínica, permite obtener un diagnóstico para acordar un plan de trabajo con las personas.

  • Evaluaciones psicológicas tradicionales

  • Pruebas y baterías neuropsicológicas.

  • Test de rendimiento contínuo (CPT): Es una herramienta eficaz para evaluar ritmos atencionales, atención e impulsividad. las respuestas son entregadas en milisegundos por lo que la evaluación es muy precisa y arroja indicadores objetivos de posibles alteraciones  de la atención

  • Evaluación electrofisiológica cardiovascular, con este método se puede evaluar la variabilidad del ritmo cardíaco y observar cómo se relaciona con los patrones respiratorios. 

  • Electro Encefalograma Cuantitativo (QEEG) o Mapeo cerebral. Con esta técnica se registran los diferentes patrones eléctricos cerebrales que se registran a través de electrodos en el cuero cabelludo que son colocados de manera estandarizada (sistema 10-20). Este mapa identifica las distintas zonas del cerebro y su actividad particular de cada persona. Con esta técnica diagnóstica también es lo que nos permite dirigir el tratamiento adecuado y personalizado del tratamiento de neurofeedback

  • Evaluación de el Potencial Relacionado a un Evento (ERP) que apunta a la respuesta electrofisiológica del cerebro ante un estímulo o evento sensorial, cognitivo o motriz. Esta es una evaluación no invasiva que permite levantar neuromarcadores psiquiátricos.